Cabecera. Bibliotecario. Por Edgardo Civallero
Gotas de animación a la lectura 09

Leer a niños en voz alta

Gotas de animación a la lectura 09


 

Leer en voz alta, especialmente a niños, suele ser una tarea más compleja de lo que a primera vista parece. Sin embargo, una vez adquiridos ciertos hábitos, es una práctica sencilla. Y maravillosa. Los siguientes son algunos lineamientos para aquellos que se aproximan por primera vez al tema. Como la mayoría de ellos, estos lineamientos básicos son solo un trampolín; están hechos para romperlos y experimentar.

Paso 1: Elija una buena selección de historias. Pueden ser 4 o 5 de estilos diferentes y un mismo tema, o de estilo similar pero temas diferentes, o... Las posibilidades son infinitas, y dependen de los fondos disponibles, la audiencia esperada, el momento, el lugar...

Paso 2: Instale a los niños en semicírculo a su alrededor, e intente que estén lo más cómodos posible. Es preciso darles el espacio que cada uno necesite: algunos pueden "expandirse" más allá de sus fronteras, lo cual no está mal... siempre que no invadan las del vecino.

Paso 3: El lector debe instalarse cómodamente. Nunca a contra-luz, y siempre al mismo nivel que los niños: todos iguales ante el placer y la magia de la lectura.

Paso 4: El libro debe sostenerse al costado y a una altura adecuada para que el lector pueda leer y la audiencia pueda ver las imágenes.

Paso 5: Siempre que sea posible, debe elegirse un libro de gran formato, con imágenes claramente visibles desde lejos. En caso de tamaños demasiado grandes, puede girarse un poco el libro para que pueda verse desde todos los puntos del semicírculo. Evitar, siempre que sea posible, el pasar el libro de mano en mano para que todos puedan ver las imágenes: se pierde tiempo y se rompe el hilo de la lectura.

Paso 6: No "simplifique" las palabras difíciles. Léalas claramente, y luego explique su significado. O pregunte si alguien sabe qué significan...

Paso 7: Responda las preguntas, preferentemente al final. En caso de grupos pequeños, puede permitirlas durante la lectura, siempre que sean breves y que se respete un orden o unas ciertas reglas pre-aceptadas.

Paso 8: Una vez que la actividad de lectura se acabe, permita que los niños manipulen el libro. De eso se trata todo, al fin y al cabo: de acercar a los jóvenes lectores al objeto libro y a sus contenidos.

 

Acerca de la entrada

Textos: Edgardo Civallero.

Foto: autostraddle (enlace).

 



Las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas.

Las entradas pertenecientes a la serie de notas Apuntes críticos pueden leerse aquí, junto a las de la serie Gotas de animación a la lectura. Asimismo pueden consultarse las distintas entradas de las columnas Palabras ancladas, Los muchos caminos, Palabras habitadas, Libros y lecturas indígenas y Cartas desde la biblioteca.

Por último, las conferencias, los artículos académicos y otros trabajos similares pueden consultarse a través del listado completo de publicaciones, o bien revisando el archivo de Acta Académica (de acceso libre) o las plataformas Academia.edu, Issuu, Scribd y Calameo.