Cabecera. Bibliotecario. Por Edgardo Civallero
Diez textos, diez escrituras

Ge'ez | Kebra Nagast

Diez textos, diez escrituras (III)


 

La escritura ge'ez o etiópica es una abugida (o alfasilabario, una forma intermedia entre un alfabeto y un silabario) utilizada aún hoy para graficar varias lenguas de Etiopía y Eritrea, en el llamado "cuerno de África".

Probablemente deriva del alfabeto árabe meridional, un proceso que se cree se habría iniciado hacia el siglo VI a. C. Para el primer siglo de nuestra era el ge'ez ya tenía una estructura completa, y hacia el siglo IV se lo vocalizó, es decir, dejó de ser un alfabeto puro —como lo era su predecesor— y comenzó a presentar formas silábicas. La tradición atribuye el agregado de las vocales a un equipo de sabios de la ciudad de Aksum liderados por Frumentius, el misionero y obispo etíope que convirtió al cristianismo al célebre Ezana, rey de Aksum.

En principio fue usada sobre todo para escribir el ge'ez, la lengua litúrgica de las Iglesias Ortodoxas Etíope y Eritrea. De hecho, de acuerdo a las creencias de esas confesiones, la escritura ge'ez fue revelada por Dios a Henos (Enos o Enosh) "como un instrumento para codificar las leyes" (curiosamente, hoy es sagrado para el movimiento rastafari). En la actualidad, el ge'ez cuenta con 26 consonantes a las cuales se les agregan diacríticos vocálicos, y ha sido adaptado para la escritura de lenguas como el amhárico, el tigrinya y el tigré.

Probablemente uno de los manuscritos más importantes escritos en ge'ez es el Kebra Nagast (Kebrä nägäśt, "La Gloria de los Reyes"), un relato del siglo XIV en lengua ge'ez. Dividido en 117 capítulos, es una amalgama de textos pertenecientes a distintos ciclos míticos, que establecen la genealogía de la dinastía salomónica, iniciada cuando la reina de Saba (la reina Makeda de Etiopía) conoció al rey Salomón. Narra como el Arca de la Alianza fue trasladada a Etiopía durante el reinado del hijo de Makeda y Salomón, Menelik I, y como los etíopes se convirtieron, de paganos adoradores del sol y la luna, al cristianismo.

Hay distintas teorías sobre su origen y evolución. Generalmente se cree que fue escrito en copto, luego traducido al árabe hacia 1225 y finalmente al ge'ez entre 1314 y 1322. Noticias tempranas de este libro llegaron a Occidente de la mano de exploradores y misioneros portugueses. Pero no sería hasta el siglo XIX cuando una copia manuscrita arribara a Europa, gracias al explorador británico James Bruce, quien incluyó una descripción de sus contenidos en la tercera edición de sus Travels to Discover the Source of the Nile ("Viajes para descubrir las fuentes del Nilo", 1813).

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 18.12.2018.

Foto: Tríptico religioso etíope. En Kebra Nagast (enlace).

El texto corresponde a la tercera parte del libro "Diez textos, diez escrituras", de Edgardo Civallero, almacenado en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas:


Las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas.

Las entradas pertenecientes a la serie de notas Apuntes críticos pueden leerse aquí, junto a las de la serie Gotas de animación a la lectura. Asimismo pueden consultarse las distintas entradas de las columnas Palabras ancladas, Los muchos caminos, Palabras habitadas, Libros y lecturas indígenas y Cartas desde la biblioteca.

Por último, las conferencias, los artículos académicos y otros trabajos similares pueden consultarse a través del listado completo de publicaciones, o bien revisando el archivo de Acta Académica (de acceso libre) o las plataformas Academia.edu, Issuu, Scribd y Calameo.