Cabecera. Bibliotecario. Por Edgardo Civallero

el futuro nos los hacemos o nos lo hacenun blog profesional editado desde 2015

Apuntes críticos

Verdes bibliotecas verdes

Apunte crítico 05


 

"Somos una biblioteca verde y sostenible", me anunciaron a la entrada, con una sonrisa. Ocurrió hace poco, en un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme.

"¿Qué los convierte en una biblioteca sostenible?", quise saber. "Bueno, reciclamos nuestros desperdicios y ahorramos energía, y educamos a nuestros usuarios para qué también lo hagan en sus casas", fue la respuesta.

Recorrí la biblioteca, apuntando mentalmente las decisiones tecnológicas que habían realizado, la forma en la que habían invertido su presupuesto, los servicios que apoyaban y los que brillaban por su ausencia, los sectores socio-económicos a quiénes atendían (y los que no), la información que suministraban y la que subrayaban... No, no tenía nada de sostenible: era una pieza más del enorme entramado consumista en el que vivimos. Ese entramado que está agotando todos los recursos y cruzando todos los límites biofísicos del planeta y se está asomando a una crisis socio-ambiental sin precedentes. Ocurre que son pocos los que se dan cuenta de la cercanía de esa crisis y del hueco que hay tras las palabras verde y sostenible.

En 2013, Robert Engelman prologaba el State of the World 2013 del Worldwatch Institute con una frase lapidaria: "Vivimos en una era de 'sustainababble' [sostenibla-bla-bla], una cacofónica profusión de usos de la palabra sostenible para significar algo desde amigable con el medio a cool".

Dadas las circunstancias, creo que es hora de dejar de decir tonterías y actuar responsablemente.

 

[Entrada perteneciente a la serie Apuntes críticos].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 01.01.2018.

Foto: "Hoja", de Soyfelizahora (enlace).

 


Etiquetas: , , ,