Cabecera. Bibliotecario. Por Edgardo Civallero

el futuro nos los hacemos o nos lo hacenun blog profesional editado desde 2015

Apuntes críticos

Peligrosas estadísticas

Apunte crítico 07


 

"Hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. Consumo promedio: un pan por persona".

Así funcionaban las estadísticas para Nicanor Parra. El poeta chileno, probable desconocedor de la teoría estadística, entendió sin embargo dos de sus cualidades más destacables y más peligrosas: (a) la capacidad que tienen para ser manipuladas (en su elaboración, en su presentación) y así transmitir una realidad deformada, sesgada o mentirosa, que sirve para confundir y manipular; y (b) la tendencia de la gente a creer ciegamente en las estadísticas, aunque no entiendan qué son ni cómo se construyen (situación de la que surgió la frase anglófona "lies, damned lies, and statistics").

La estadística es una disciplina que maneja herramientas muy potentes. Eso mismo la convierte en una fuente de potenciales amenazas. Todos los manuales de estadística, sin excepción, suelen hacer hincapié en los problemas, los riesgos y los sesgos que implica la aplicación de técnicas e instrumentos estadísticos a un conjunto de datos. Las estadísticas pueden "cocinarse" con una facilidad pasmosa (de hecho, hay libros ya clásicos sobre el tema, como el muy básico de Darrell Huff, y serios informes que alertan sobre determinadas prácticas, sobre todo a la hora de presentar presupuestos o resultados de proyectos).

Los manuales señalan también que el análisis estadístico permite acercarse a ciertos resultados e inferir ciertas cosas dentro de ciertos rangos, e incluso (con las debidas precauciones) establecer hipotéticos patrones y modelos. Pero en ningún caso permite prever algo más que nebulosas posibilidades, o representar supuestas extrapolaciones. Esos manuales también indican que someter datos cualitativos al análisis estadístico es hacerlos pasar por una terrible "cama de Procrustes".

Con todo, en estos tiempos que corren nos encontramos con la "data science", el "data mining", el lenguaje R y toneladas de nuevas técnicas y sus sub-sub-sub-disciplinas (y sus correspondientes cursos, webinars, MOOCs, congresos, conferencias y publicaciones). Que no son otra cosa que la vieja estadística de siempre aplicada a datos con la ayuda de la tecnología contemporánea (y reformateada/rebautizada para que tenga un look más cool). Nos encontramos también con chácharas, declaraciones, trabajos y resultados que demuestran a las claras que los practicantes de estas "disciplinas" no se leyeron los manuales básicos, o que tuvieron una formación muy apresurada y superficial...

Buena parte parece ignorar los dos problemas identificados por el buen Nicanor Parra. Y siguen convencidos de que saben algo...

[Las bibliotecas no son ajenas a las estadísticas. Ni a sus problemáticas. Existe incluso un manifiesto de la IFLA sobre el tema (que, a decir verdad, aporta bien poco). Sin embargo, poco se dice en bibliotecología sobre los riesgos de las estadísticas, sobre los conflictos... Como ocurre con muchos otros aspectos de la disciplina y la profesión, todo parece ser positivo y genial, cuando en realidad no, no lo es].

 

[Entrada perteneciente a la serie Apuntes críticos].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 01.02.2018.

Foto: "Statistics often lie", de Firasabouzeid (enlace).

 



Etiquetas: , , ,


Las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas.

Las entradas pertenecientes a la serie de notas Apuntes críticos pueden leerse aquí, junto a las de la serie Gotas de animación a la lectura. Asimismo pueden consultarse las distintas entradas de las columnas Palabras ancladas, Los muchos caminos, Palabras habitadas, Libros y lecturas indígenas y Cartas desde la biblioteca.

Por último, las conferencias, los artículos académicos y otros trabajos similares pueden consultarse a través del listado completo de publicaciones, o bien revisando el archivo de Acta Académica (de acceso libre) o las plataformas Academia.edu, Issuu, Scribd y Calameo.