Cabecera. Bibliotecario. Por Edgardo Civallero
Diez textos desaparecidos

El Avesta

Diez textos desaparecidos (VI)


 

El Avesta ("la ley") es la principal colección de textos religiosos del zoroastrismo o mazdeísmo (mazdayasna), una fe vinculada al profeta iraní Zoroastro (Zarathustra) y surgida en el siglo V a.C.

Esos textos están compuestos en una lengua iraní, el avesta, que no ha quedado registrada en ningún otro sitio más allá de las páginas sacras zoroástricas.

Una leyenda explica que los 21 nasks ("libros") del Avesta fueron revelados a Zoroastro por Ahura Mazda, la deidad suprema del mazdeísmo, y que el profeta los llevó a su protector, Vishtaspa, un regente de la dinastía semi-mítica persa Kayania. Vishtaspa (u otro miembro de su misma dinastía, Daray) hizo dos copias: una de ellas fue guardada en la tesorería del palacio, y otra en los archivos reales.

Lo cierto es que fue Zoroastro quien expresó sus ideas en himnos llamados gathas, que memorizó y transmitió oralmente a sus seguidores; estos hicieron lo propio, agregando elementos y enriqueciendo los contenidos. Los 17 gathas terminaron convirtiéndose en el núcleo del Avesta, e incluyeron composiciones pre-zoroástricas adaptadas, y creaciones posteriores (los himnos yashts, las liturgias yasna, los textos vendidad, etc.).

La primera mención a una versión escrita del Avesta aparece en un libro en pahlavi de Arda Viraf (siglos III o IV), en el que refiere que los reyes aqueménidas (600-300 a.C.) encargaron la escritura de los textos sagrados en pergaminos (unos 12.000, según Masudi, y conteniendo 2 millones de versos, de acuerdo al testimonio Plinio el Viejo) y que esos documentos (el "Avesta aqueménida") habían sido depositados en la biblioteca real de Ishtakhr, cerca de Persépolis. Cuando Alejandro Magno tomó Persépolis en el 330 a.C., destruyó la biblioteca de Ishtakhr (y con ella al Avesta) e hizo matar a muchos de los que conocían la tradición oral. Algunas fuentes señalan que el regente macedonio habría hecho traducir al griego algunos libros particulares del Avesta, aunque, de haber existido, se desconoce su paradero.

Tras la caída de los reyes macedonios y la subida de los partos (247 a.C.-224 d.C.), uno de los varios emperadores llamados Vologases o Valāsh (probablemente Valāsh IV, 147-191) hizo reunir los escasos fragmentos sobrevivientes del Avesta. Este "Avesta parto" no tuvo mejor suerte que su predecesor, pero fue la base de la siguiente versión, el "Avesta sasánida", compilada entre los reinados de los reyes Ardeshir I (226-241) y Khosrow Anoshirvan (531-579).

La versión de la dinastía Sasánida incluyó el visperad (una liturgia que combinaba partes de yasna y vendidad con textos nuevos) y el khorda Avesta, una colección de plegarias. Además se agregaron comentarios y explicaciones en la lengua hablada, el pahlavi o persa medio; ese corpus, que intentaba explicar contenidos originales expresados en un idioma desaparecido, es conocido como Zand.

La conquista árabe de Irán en 642 significó el hundimiento del zoroastrismo, que acabó acorralado. Los textos fueron quemados (aunque varios de ellos fueron traducidos al árabe) y los lugares de culto, arrasados y convertidos en mezquitas. Con los últimos mazdeístas sobrevivieron algunas copias del Avesta sasánida, que fueron llevadas a la India durante una migración alrededor del 900 y traducidas a lenguas indias. Las copias que quedaron en Irán fueron destruidas durante las invasiones turcomanas (1037-1157) y mongolas (1256 y 1381). A partir de 1501 Irán fue independiente; la dinastía gobernante, los Safávidas, era musulmana y, como tal, contraria al zoroastrismo, que continuó siendo perseguido.

Los sumarios del Avesta recogidos en el texto conocido como Denkard (compendio mazdeísta del siglo X) y en obras y comentarios de los siglos IX y X sugieren que la mayor parte del contenido del texto sacro zoroástrico se perdió. Se estima que lo que ha llegado hasta nosotros es solo una cuarta parte del original, mientras que el resto (incluyendo textos históricos, judiciales y legendarios) terminó desapareciendo.

 

Lecturas

Eduljee, K. E. (s.f.). Avesta. Zoroastrian Heritage. [En línea].

Livius (s.f.). Avesta. [En línea].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 21.08.2018.

Foto: Página del manuscrito J2 del Avesta, conservado en la Bodleian Library (Reino Unido). En TITUS (enlace).

El texto corresponde a la sexta parte del libro "Diez textos desaparecidos", de Edgardo Civallero, almacenado en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas.

Las entradas pertenecientes a la serie de notas Apuntes críticos pueden leerse aquí, junto a las de la serie Gotas de animación a la lectura. Asimismo pueden consultarse las distintas entradas de las columnas Palabras ancladas, Los muchos caminos, Palabras habitadas, Libros y lecturas indígenas y Cartas desde la biblioteca.

Por último, las conferencias, los artículos académicos y otros trabajos similares pueden consultarse a través del listado completo de publicaciones, o bien revisando el archivo de Acta Académica (de acceso libre) o las plataformas Academia.edu, Issuu, Scribd y Calameo.