Cabecera. Bibliotecario. Por Edgardo Civallero
Apuntes críticos 01

Sobre las "bibliotecas humanas" (I)

Apunte crítico 01


 

El servicio surgió en los países del norte hace unos años, bajo la etiqueta human library. Algo así como "biblioteca humana". Definirlo resulta tan sencillo como triste: se arma un catálogo de personas que se "prestan" para que los "lectores" hablen con ellas.

Lo que en todas partes se llamó (y en algunas todavía se sigue llamando) "sentarse a charlar con alguien".

Estremece constatar la progresiva desaparición de algunas prácticas humanas básicas —la interacción personal, la conversación, el intercambio de conocimientos y afectos, la cercanía, la solidaridad, la comprensión— en una sociedad con un tejido cada vez más empobrecido y debilitado.

Estremece más aún comprobar cómo, en lugar de identificar esas deficiencias y hacer algo para solventarlas (y, ya de paso, abordar críticamente aquello que hace que hayamos llegado a este lamentable estado de cosas), se generan propuestas que no son más que "parches" al problema. Parches a los que se termina convirtiendo en una moda, un trending topic, una serie de hashtags, y a los que se presenta como iniciativas avanzadísimas y revolucionarias. Como algo innovador, incluso.

No faltan las bibliotecas que corren a abrazar tales "novedades" sin pensarlo demasiado. En parte por el eterno y enfermizo miedo de algunas a "quedarse atrás" en algo (otra plaga de nuestros tiempos modernos). Y en parte por otro enorme cúmulo de motivos, incluyendo la ausencia de propuestas verdaderamente innovadoras o la desconexión con su comunidad de usuarios.

La mera idea de "bibliotecas humanas" lleva implícita una redundancia. Una biblioteca es (o, al menos, debería ser) "humana" por naturaleza. Si no lo es, si en efecto es necesario hablar de "bibliotecas humanas", existe un serio problema. Uno que, de hecho, es padecido por no pocas bibliotecas (¿"bibliotecas no-humanas"?), y que no se soluciona con la puesta en marcha de este "novedoso" servicio. Se necesita mucho más.

Empezando por lograr que muchas bibliotecas (y sus responsables) cambien su actitud y su visión y comiencen a ver a sus usuarios no como clientes, "likes" en las redes sociales o cifras en sus estadísticas, sino como personas. Con todo lo que ello significa en término de conceptos, prioridades, funciones, objetivos y servicios.

Solo así una biblioteca podrá ser una auténtica biblioteca. Humana por naturaleza.

 

[Entrada perteneciente a la serie Apuntes críticos].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 01.09.2017.

Foto: "Biblioteca humana", de Telefé Noticias (enlace).

 


Etiquetas: , , ,


Las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas.

Las entradas pertenecientes a la serie de notas Apuntes críticos pueden leerse aquí, junto a las de la serie Gotas de animación a la lectura. Asimismo pueden consultarse las distintas entradas de las columnas Palabras ancladas, Los muchos caminos, Palabras habitadas, Libros y lecturas indígenas y Cartas desde la biblioteca.

Por último, las conferencias, los artículos académicos y otros trabajos similares pueden consultarse a través del listado completo de publicaciones, o bien revisando el archivo de Acta Académica (de acceso libre) o las plataformas Academia.edu, Issuu, Scribd y Calameo.